lunes, 10 de marzo de 2014

Capítulo 26

   El lunes me pareció un buen día para publicar mis entradas ¿Por qué el lunes y no otro día? Pues podría responderte como hizo en su día, ante la misma pregunta, una amiga que publicaba un blog muy interesante, del que por desgracia y por motivos que no puedo contarte aquí, perdí la dirección: "Si publicase cualquier otro día, los lunes dejarían de ser especiales". Cuando comencé el blog me pareció una buena forma de homenajearla, la echo de menos, y es por eso que continuaré publicando los lunes. Y tal vez mi amiga tuviese razón y los lunes tengan una magia especial que no tiene cualquier otro día, aunque yo personalmente nunca se la he encontrado.

   - Dice Chema que tienes algo que preguntarme – Había preguntado Sonia, para después clavarme aquella mirada que me volvía loco.
   - Necesito otra copa – Dije, y añadí con una sonrisa – igual después soy capaz de preguntártelo.

   Mi respuesta le hizo gracia, pero yo me sentí como un perfecto estúpido. Le pregunté si le apetecía tomar algo y dijo que no, entonces le pedí que me esperase mientras volvía a llenar mi copa, me sentía incómodo con el vaso vacío en la mano, ella asintió con la cabeza. Cuando volví todavía estaba allí, sentada en una pequeña repisa que sobresalía de la pared; si he de serte sincero, no estaba seguro de que de verdad fuera a esperarme, pero allí estaba, y parecía contenta.

   - Ahora si, con un poco más de esto la cosa funciona mejor. – Confesé mientras me sentaba junto a ella, e intenté cambiar de tema después de haber soltado la frase estúpida del día – Me topé con tu novio ahora, mientras subía.
   - ¿Novio? Yo no tengo novio - Dijo sorprendida.
   - ¿Carlos no es tu novio? – Pregunté.
   - No. Carlos es un amigo. Es buen chaval, pero solo somos amigos. – Dijo, y aprovechó para quitarme la copa y probar su contenido. No debió gustarle porque puso una cara rara - ¿Qué es esto?
   - Coca cola
   - Ya… - Mi respuesta no le convenció - ¿Y ahora ya puedes preguntarme eso tan importante?

   La pregunta era clara, directa y fácil de hacer, pero yo me hice el remolón. Era una pregunta tan sencilla que no sabía como hacerla. Sabía que no se iba a escapar, al menos no tenía pinta de querer irse a ninguna parte, pero también sabía que no iba a tener otra oportunidad como aquella. No tenía novio, o decía no tenerlo, y todo estaba saliendo como nunca hubiese podido imaginar. Me tomé mi tiempo, di un par de sorbos a mi copa mientras controlaba los alrededores, me arrimé más a ella y le dije al oído:

   - ¿Quieres salir conmigo?

   Qué bonito cuando todo era tan sencillo, una pregunta directa que no dejaba lugar a dudas. Antes le preguntabas a una chica si quería salir contigo y ya los dos sabíais claramente de que se trataba. Hoy todo son insinuaciones y medias verdades. Hoy lo veo todo más complicado, será la edad. Primero hay que conocerse, salir, incluso vivir juntos, y cuando crees que esa chica con la que llevas compartiendo tu vida varios meses es tu novia, resulta que no, que ahora es tu amiga, y claro... no quiere estropear la amistad que hay entre vosotros. Definitivamente antes era "más mejor". Pero ya digo que será la edad. No me gusta mucho decir eso de que "antes era..."; En realidad yo no recuerdo como era ese "antes", solo es hablar por hablar.

   Me miró durante un buen rato, como si me estuviese examinando mientras decidía cual iba a ser su respuesta. Durante unos segundos tuve miedo a ser rechazado, pero entonces se puso de pie, y sin decir palabra me agarró del cuello y me plantó un beso en la boca. Me quitó la copa de las manos, volvió a sentarse a mi lado, y continuó bebiendo como si no hubiese pasado nada.

   Entonces me di cuenta. No había lugar a dudas. Se había apoderado de mi copa y no tenía intención de devolvérmela.

20 comentarios:

  1. Uy uy uy...casi mejor que te hubiera dicho que no y te dejara la copa...qué ladrona...de copas!

    Pues sí tienes razón antes era más sencillo...pero como yo soy de las enrevesadas nunca dije que sí a tal pregunta, yo decía que no sabía, que no lo conocía que ya se vería...he tenido tres parejas y con ninguna tuve una fecha fija de "aniversario"...vamos todo muy gradual...a mi me gusta más así...es que me agobia mucho la palabra "novio" soy uno de esos casos de fobia al compromiso jajaj! O más bien no me gusta etiquetar ciertas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso del compromiso no está de moda y tu seguramente siempre has sido muy moderna. A mí supongo que me va más ese rollo de los tres mosqueteros, de compromiso y lealtad; un viejuno. Pero creo que como haces tú es como tiene que ser. A ver si cuando sea mayor...

      Eliminar
    2. Jajajaj... cuando sea mayor, y aprenda a jugar, se me acabarán las monedas, que dice el melindre.

      Eliminar
    3. No es por modernidad o no...es por forma de ser, de lo que me gusta y lo que no. soy comprometida y leal pero decir que sí a "quieres salir conmigo?" es como renunciar a la sorpresa al "a ver qué pasa", y también a que haya que trabajárselo... Digo que sí y hala mira tengo novio, y ya? sin nada más sin sal ni pimienta? Qué aburrimientoooo!

      Eliminar
    4. Por cierto qué te ha pasado hoy?? Huelga?

      Eliminar
    5. En realidad los dos sabemos que eso de "ala, tengo novio y ya" no funciona así, es solo una manera de contarlo.

      Eliminar
  2. Hacemos las cosas más complicadas de lo que deberíamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuanto más complicadas más se espera de ellas. Lo que viene fácil se va fácil. Dicen.

      Eliminar
  3. Yo no recuerdo, ni en el pasado ni en el pasado menos pasado, que alguien me hiciera esa pregunta... es más, si me la hubieran hecho quizás hubiera salido huyendo a todo lo que me daban las piernas... para mi es algo en el interior lo que me dices que "estoy saliendo" con esa persona... independientemente de lo que a esa persona le diga su interior... ¿mes'entiende?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que según quién te lo preguntase decidirías si salir corriendo o no, pero tú puedes decir lo que quieras que nos lo vamos a creer.

      Eliminar
  4. Aaaaaaaaaaah, y claro que los lunes son especiales... y tan especiales.... ¡¡¡ME PONEN DE UNA MALA FOSTIA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hostia Dina, se dice hostia, fostiar es otra cosa.

      Eliminar
  5. Me explico. Una hostia tiene varios significados, puede ser un golpe, una oblea consagrada, una exclamación... o cuando dices "mala hostia" puede significar mal genio, mal humor... Una fostia viene del verbo fostiar, que parece ser "golpear a alguien con mucha intensidad o ganas", por lo tanto una fostia sería un golpe, y no tendría las otras acepciones pues no suele usarse en ese sentido. No sé si me he explicado? Jajajaja...
    Pero ojo, como tu bien dices, eso es lo que es una fostia para mí, no quiere decir que tú estés equivocada. En realidad era solo por molestar un poco. Mil disculpas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, mi fostia es para no decir una palabrota... usease sustituye la f por la h y estamos hablando exactamente de lo mismo, jajaja

      Eliminar
    2. Si hay que decir una palabrota se dice, mecajoenlafruta, no nos andemos con medias tintas.

      Eliminar
  6. Los suficientes ya, pero tengo pensado tener alguno más.

    ResponderEliminar
  7. Se apoderó de tu copa y de tus sentidos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.